Optimización del contenido

¿Qué es la optimización de contenidos?

La optimización de contenidos es un conjunto de estrategias que tiene como objetivo la creación de contenidos digitales adaptados a los requerimientos de los buscadores online para obtener un buen posicionamiento en sus resultados de búsqueda. Al aumentar su visibilidad, se logra que el público objetivo de una determinada marca o empresa pueda encontrar más fácilmente las publicaciones relacionadas con la misma.

Este tipo de acciones se consiguen mediante técnicas de optimización para motores de búsqueda, (en inglés, search engine optimization o SEO), basadas en una redacción orientada a los algoritmos de los buscadores y en la inclusión de aquellas palabras clave (o keywords) que el target de la empresa busca en Internet.

Optimización de contenidos

¿Cómo optimizar contenidos para SEO?

Para obtener un buen posicionamiento web, no basta con generar contenidos de calidad: para que sean útiles a la hora de atraer tráfico orgánico (es decir, el que procede de los buscadores), deberán adaptarse a las directrices de los motores, especialmente de Google, y a los hábitos de búsqueda de los usuarios.

A continuación, se indican algunas pautas que hay que tener en cuenta para mejorar la indexación de las páginas web.

1) Título

Indicado mediante las etiquetas <title> y </title>, debe aparecer en todas las páginas de un sitio web y no repetirse en ninguna de ellas. Asimismo, no debe ser igual que el texto marcado por las etiquetas <h1> y </h1>.  Su longitud debería oscilar entre los 40 y los 70 caracteres con espacios y tendría que incluir alguna keyword, sin perder de vista que Google concede mayor impacto SEO a las palabras que aparecen más a la izquierda del título. Para que los buscadores los valoren positivamente, es recomendable que sean informativos y asépticos, y que eviten los juegos de palabras y los términos poco habituales.

2) Metadescripción (snippet)

Este texto es la descripción que aparece junto al enlace a la web en los resultados de búsqueda. Su extensión no debe superar los 156 caracteres con espacios (si el texto contiene tildes, es mejor no sobrepasar los 147 caracteres) y debe de incluir keywords (y si es posible, entre las primeras palabras, para que así Google les otorgue más peso).

3) Encabezamientos o heads

Al igual que el título y la metadescripción, estos elementos también condicionan el posicionamiento web. Para que incidan positivamente en este aspecto, es conveniente que aparezcan de manera jerarquizada (esto es: primero el <h1> </h1>, que debe figurar una sola vez, luego el <h2> y </h2>, si es posible en dos ocasiones y <h3> </h3>). Como en los casos anteriores, la extensión no debe superar los 70 caracteres con espacios y debería incluir alguna palabra clave. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no se aconseja utilizar las cabeceras de <h4> </h4> a <h6> </h6>, ya que ejercen una influencia en el SEO igual o inferior al cuerpo del texto.

4) Cuerpo del texto o body copy

Aunque la extensión mínima debe ser de 350 palabras, Google da más valor a aquellos textos que superan las 1.000 palabras. Además, esta longitud permite introducir un mayor número de palabras clave y de sinónimos de las mismas, que también son tenidos en cuenta por los buscadores. A su vez, un artículo largo —siempre y cuando sea interesante— permite prolongar la permanencia del usuario en la página, e incluso, reducir la tasa de rebote o bounce rate (es decir, el porcentaje de internautas que abandonan un sitio web tras haber consultado una sola página web), dos factores que son tenidos en cuenta por Google para determinar si un contenido es de calidad.

5) Enlaces internos

La inclusión de enlaces internos también contribuye a reducir la tasa de rebote, ya que facilita a los usuarios la visita de otras páginas web. En cualquier caso, para que su efectividad sea máxima, conviene diversificar los enlaces para que no apunten a la misma página web. Del mismo modo, también merece la pena usar como anchor text (esto es, el texto en azul sobre el que hay que hacer clic) palabras exactas o relacionadas con el título de la página de destino.

6) Imágenes

A la hora de optimizar imágenes, es conveniente que éstas incluyan en el texto secundario o alt text (un atributo HTML asociados a las mismas) alguna de las palabras claves por las que la compañía intenta posicionarse. A su vez, también hay que procurar que el texto que acompaña las imágenes cuente con una keyword.

Por otro lado, hay que optar por imágenes de calidad y que se puedan ver bien con un formato reducido —lo que se consigue eligiendo archivos con un alto contraste— y verificar que el archivo robots.txt permite a los buscadores acceder a las imágenes. Asimismo, también es deseable que, si se tienen los derechos de las fotografías empleadas, se autorice a los usuarios a utilizarlas gratuitamente, siempre y cuando incluyan junto a las mismas un enlace a la página web de donde se han extraído.

7) Vídeos

Según un estudio llevado a cabo por la agencia PR Newswire, incluir vídeos en una página web incrementa en un 48% el número de visitas a la misma. No obstante, para que estos recursos multimedia sean detectados por los rastreadores o bots de los buscadores, conviene seguir una serie de pautas, como escribir una buena descripción que incluya palabras clave. También es necesario incluir un título y una etiqueta de alt text (si es posible, con alguna keyword y con un texto similar al del título de la página). Además, si se trata de un vídeo de YouTube, es aconsejable que proceda de un canal propio.

8) URL

Hay que huir editar el texto que aparece en la URL, incluyendo keywords y prescindiendo de aquellas palabras que no aporten valor para el SEO, como las preposiciones o las conjunciones.

Esto es sólo un pequeño resumen de todos los aspectos que se deben contemplar para ayudar a mejorar el posicionamiento web.

Cómo optimizar contenidos

¿Por qué optimizar los contenidos para SEO?

Hoy por hoy, optimizar los contenidos para buscadores es la mejor estrategia para conseguir un buen posicionamiento en los resultados de búsqueda, lo que resulta fundamental para obtener un mayor volumen de tráfico y, en consecuencia, incrementar las opciones de conseguir más conversiones, leads y ventas. De hecho, según un informe de Sistrix del 2015, los tres primeros resultados de búsqueda mostrados por Google se llevan cerca del 60% de los clics.

Además, mejorar la visibilidad de una página web en los resultados de búsqueda es también una de las acciones de branding más rentables y eficaces, ya que los usuarios dan más valor a la notoriedad obtenida a través de los contenidos ofrecidos gratuitamente que a aquella que se consigue a través del tráfico de pago. Del mismo modo, esto facilita que los usuarios los difundan y viralicen a través de Facebook, Twitter y otras plataformas similares, lo que ayuda a aumentar el tráfico social.

En B2 Performance, te indicamos cómo conseguir imágenes y textos optimizados, con los que podrás atraer tráfico orgánico cualificado y mejorar tus resultados de conversión. ¡Contacta con nosotros sin compromiso y te orientaremos!